miércoles, 25 de marzo de 2015

Sopa de cebolla gratinada



Hace muchos años, al poco de venir a vivir a Barcelona probé una sopa de cebolla riquísima y hacía también algunos años que compré el bonito bol que veis en la foto para servirla, así que, como todavía hace frío he aprovechado para hacer esta rica sopa de cebolla gratinada original de la comida francesa. Hace años le regalé un libro de cocina francesa a mi amiga Gemma en el que salí la receta de esta sopa y pensé que algún día se lo pediría, pero como ya no nos vemos tanto como nos gustaría a las dos al final la receta la he sacado del blog el invitado de invierno. Toda esta introducción no es más que para decirle a mi Gemma que me acuerdo mucho de ella que y la echo de menos, mucho. Muac



Ingredientes:
500 g de cebolla blanca
70 g de mantequilla 
1 cda. de harina
100 ml de vino blanco 
1 litro de agua o de pollo
Tomillo y laurel
Sal, pimienta blanca y nuez moscada al gusto
Unas rebanadas de pan casero
100 g de queso  (yo le  he puesto manchego)

Preparación:
Cortamos la cebolla en juliana (o rodajas finitas) una vez frita y en la sopa quedarán como unos fideos.
Ponemos la mantequilla en una olla amplia y la fundimos. Cuando burbujee añadimos la cebolla y removemos bien.

Sofreímos la cebolla a fuego bajo hasta que esté blandita y trasparente, removiendo de vez en cuando. 



Cuando estén bien pochada y con un ligero color dorada agregamos la harina y le damos unas vueltas durante un minuto, para que se tueste. Añadimos el vino y mezclamos.


Agregamos el resto de los ingredientes: el agua o caldo, los condimentos y las hierbas. Tapamos y cocemos a fuego muy bajo unos 45 minutos. Cuando haya cocido la probamos  de sal.

    Para servir la sopa la repartimos en cuencos aptos para horno. En cada cuenco de sopa ponemos unas rebanaditas de pan tostado que espolvorearemos de queso rallado. Metemos los cuencos en el horno, al grill, hasta que el queso se gratine. Servimos de inmediato.

    Yo este paso del horno la verdad es que me lo he saltado porqué aún recuerdo las veces que me quemé la lengua con aquella deliciosa sopa, cómo quemaba!! Así que, he tostado el pan en la tostadora y he fundido un pelín el queso en el microndas, así queda a una temperatura ideal para comer.

    2 comentarios:

    1. Jo també et trobo a faltar i ja saps que em pots demanar els llibres que vulguis 😍😍

      ResponderEliminar