sábado, 22 de noviembre de 2014

Carrot cake, pastís de pastanaga o carrot cake


Lo llamemos como lo llamemos la verdad es que está rico, rico... puedo asegurar que es el bizcocho más jugoso que he comido nunca, uhm! delicioso, me he comido los recortes y os prometo que he estado tentada de no ponerle ninguna cobertura, porque está buenísimo.
Pero como la idea principal que tenía era con cobertura le he puesto esta crema de queso mascarpone con chocolate blanco. Ya sabéis que ese contraste ácido que le da el queso tipo philadelphia no me gusta y siempre lo cambio por mascarpone.
La receta, aunque hay muchas y casi todas son parecidas es del blog de A nadie le amarga un dulce.

Ingredientes:
280 grs. de azúcar moreno
Ralladura de 1/2 naranja (sin nada de parte blanca que amarga)
300 grs. de zanahoria (pelada y rallada a mano)
4 huevos
240 grs. de aceite de girasol
250 grs. de harina de trigo
Una pizca de sal
2 cucharaditas de bicarbonato
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
1 y 1/2 cucharadita de canela
100 grs. de nueces picadas a cuchillo (me gusta encontrar trozos grandotes)


Preparación:
Lo primero es precalentar el horno a 180ºC. 
Y preparamos los moldes, yo he utilizado 2 de 2 medidas diferentes uno de 13 cm y otro de 16 porqué quería hacerlo tipo layer cake pero no tengo tres moldes iguales (ni espacio donde guardarlos) así que, he tenido que recortar el más grande. Los moldes los unto con mantequilla y después les pongo papel de horno para que no se peguen.
Ahora vamos a preparar los ingredientes secos, tamizando con la ayuda de un colador, la harina con la pizca de sal, el bicarbonato, la levadura y la canela. 
Por otra parte vamos a preparar las zanahorias que las pelaremos y rallaremos bien finitas. Yo lo he hecho a mano con un rallador pero si tenéis algún robot de cocina seguro que os irá bien. Una vez ralladas las apretamos un poco para que suelten buena parte del jugo y no mojen excesivamente nuestro bizcocho.
En el bol de la Kitchen Aid batimos los huevos con el azúcar y la ralladura de la naranja a velocidad media unos 5 minutos hasta que la mezcla se vuelva cremosa. Sin parar la batidora añadimos los huevos uno a uno y una vez batidos, añadimos el aceite y batimos un poco más.
Ahora añadimos la zanahoria y cuando esté completamente integrada añadimos la mezcla de los ingredientes secos poco a poco.
Por último añadimos las nueces y mezclamos con cuidado.

Repartimos la mezcla entre los dos moldes y llevamos al horno unos 30 minutos a 180º, pasado este tiempo comprobamos con una brocheta si el bizcocho está cocido, si sale limpio es que ya está.
Una vez cocido lo dejamos enfriar unos 10 minutos y lo desmoldamos, normalmente se dejan enfriar sobre una rejilla, pero me han quedado muy planitos y jugosos y los he dejado tal cual sobre el mármol de la cocina.
Cuando se enfríe totalmente ya lo podemos cortar y rellenar aunque os aseguro que es el bizcocho más jugoso que he comido nunca y no necesita relleno. 
A mi me gusta dejar reposar el bizcocho de un día para otro porque se corta mejor, pero además organizativamente me va mucho mejor, y además esta vez lo he congelado para poderlo cortar porque se desmoronaba mucho.

Frosting de mascarpone y chocolate blanco:
500 grs. de queso mascarpone
150 grs. de chocolate blanco
75 grs. de mantequilla
1 cucharadita de sacarina líquida

Preparación:
En un cazo ponemos al baño María el chocolate troceado y la mantequilla hasta que se funda todo. Y dejamos entibiar.
Por otro lado en el bol que la Kitchen Aid, batimos un poco el queso con la sacarina (ya sabéis que odio el criki-criki en la boca del azúcar glass, como os cuento aquí )
Cuando el chocolate esté tíbio lo añadimos al queso y batimos a velocidad baja hasta integrarlo completamente, si o pasa como a mi que parece que la mezcla se corta, entonces tenéis que subir la velocidad de batido durante 5 minutos y listo.

Para el montaje de la tarta partimos los bizcochos, ponemos una capa de relleno entre capa y capa y damos una capa tapamigas de cobertura y la llevamos a la nevera durante 1 hora aproximadamente y damos otra capa más gruesa. Yo estas onditas las he hecho con una paleta dentada que compré expresamente para estas decoraciones pero que al ponerla en esta tartera ondulada me han salido onduladas en vez de lisas.

Por último decoramos con unas nueces.
Aquí en la Festa de Tardor / Fiesta de Otoño

martes, 18 de noviembre de 2014

Desayuno de otoño con mermelada de naranja


Ya sabéis que me encanta desayunar en el balcón, y aprovechando los últimos días de buen tiempo de otoño me preparé un rico desayuno balconil.


La deliciosa mermelada de naranja con trocitos de naranja la ha hecho mi hija Natalia en una excursión a una escuela de naturaleza, Can Miravitges, con el cole, pero igualmente os dejo la receta.

El menú de hoy:
- Café con leche
- Tostadas con mantequilla
- Mermelada de naranja
- Rooibots con canela


Ingredientes:
1 kilo de naranjas
500 grs. de azúcar
550 grs. de agua

Preparación:
Mondamos las naranjas y el medio limón.
Cortamos en juliana las mondas, o podemos trocearlas más, como en este caso en cuadraditos. 
Pondremos agua a hervir, como 750 ml, y cuando hierva echaremos las cáscaras y las dejaremos cocer 10 minutos.
Colaremos para eliminar el agua.
Ponemos de nuevo agua y volveremos a cocer 1 minuto más. Esto supongo que se hace para eliminar totalmente el amargor del albedo (la parte blanca) de las mondas. Eliminaremos de nuevo el agua y reservamos.
Ahora eliminaremos de los gajos todo lo blanco que podamos. Sin obsesionarse. Hacerlo sobre un plato para no perder nada de zumo.
Pesamos el azúcar.
Echaremos todo lo que tenemos reservado, los gajos, las mondas en trocitos y el azúcar y lo dejaremos cocer a fuego medio durante unos 45 minutos. Removiendo constantemente hasta que espese, comprobaremos el punto de cocción cuando poniéndolo en un plato si lo inclinamos la mermelada no gotea.

Veis como humea mi infusión de rooibots con canela?

sábado, 15 de noviembre de 2014

Festa de Tardor

Por fin he tenido un momento, para subir las fotos de la fiesta de Otoño, que celebramos hace ya más de un mes, pero es que entre poco tiempo y que hemos tenido a mi suegro ingresado con neumonía y que hice más de 200 fotos, pues me ha costado mucho seleccionarlas. Os dejo con una selección y os voy explicando los platos, aunque os pondré las recetas de cada uno.
Como os comentaba hace unos días esta Fiesta la celebramos hace bastantes días, justo el fin de semana de octubre que cambiaban la hora y que todavía no hacía cambiado el tiempo y hacía una preciosa tarde de otoño.
Espero que disfrutéis de las fotos tanto como yo preparándola.

En esta foto de abajo esas dos niñas que se han colado son mis niñas que iban a coger hojas para la decoración.
Como os comentaba hace unos días tenemos esta maravilla de parque muy cerca de casa, y cada día veo este precioso paisaje con este y muchos más árboles que se prestan a algo tan bonito y bucólico como un picnic de otoño, ¿no os parece?
En mi cabeza he ido imaginándomelo cada día, en mis trayectos diarios en el metro he ido plasmándolo en papel y finalmente gracias a la colaboración de los padres del cole que me han ayudado a portear estos ricos manjares desde casa y  gracias a Cristina que me ha hecho de canguro para que pudiera terminar todo a tiempo, se ha materializado esta especie de cuento de gnomos que tantas vueltas ha dado en mi cabeza.

Muchas gracias a todos.

Me encanta poner cartelitos para identificar las cosas que nos vamos a comer y si tiene una letra bonita, más me gustan, esta vez le ha tocado al catalán, no os preocupéis o que os lo iré traduciendo.
Para la decoración, aparte de los cartelitos puse unas piñas, un cesto con manzanas, unos pompones y un arbolito que el año pasado hicieron en la guardería de Carlota como manualidad de otoño. Si os fijáis bien en el cartelito se ve que pone Valonsadero 2013, pero es tan bonito que lo tengo puesto todo el año.
Un primer plano del cartel de la fiesta de otoño con la tarta de la tarta de manzana con caramelo, para morirse de buena, también puse unos zumos de mandarina y de manzana.
En el cestito podéis ver unos sobrecitos con infusiones de te verde con naranja y rooibots con canela; llevé un termo con agua caliente y otro con leche para poder tener bebidas calentitas, porqué aunque veáis a mis hijas de manga corta, cuando se cayó el sol apetecía algo calentito.

Tarta de arándanos rojos.

Galletas de otoño, mis perfectas galletas de mantequilla con diferentes sabores y cortadas como hojas de árboles, muy otoñal. 

El archiconocido carrot cake o tarta de zanahoria.

Tarta de manzana con caramelo junto con el carrot cake, los protagonista de la fiesta.

La quiche de calabaza con espinacas, ya la tenéis publicada aquí.
Queso con membrillo cortado en forma de bellotas, de esto no hay receta ja, ja, ja... pero queda la mar de mono. Y hasta aquí las fotos de una preciosa y bucólica en el parque.


jueves, 13 de noviembre de 2014

Galletas de Doraemon


Ya os he hablado en varias ocasiones de mi amiga Cristina, que es un sol y que vale más que las pesetas.
Pues Cristina, compró unos cortadores de Doraemon y me dijo que los estrenara yo, así que hice estas preciosas galletas de mantequilla  con el gato cósmico y su hermana Dorami.

Al final cuando he querido devolverle los cortadores me los ha regalado :-) un solete que ya lo digo yo.

La receta es la de siempre de galletas de mantequilla y esta vez sin decorar ni nada, super rápidas. Este es el enlace de la primera vez que las hice en el 2008 y nos gustan tanto a todos no he variado de receta.

Ingredientes:
300 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar
2 huevos
600 grs. de harina
1 cucharada de esencia de vainilla
2 cucharadas de cacao puro (o 60 grs. de chocolate fondant fundido)

Preparación:
En el bol de la Kitchen Aid (KA) ponemos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en dados con el azúcar y batimos a velocidad baja durante 2 minutos.
A continuación añadimos los huevos uno a uno sin parar la máquina, añadimos la esencia y batimos 2 minutos más.
Por último añadimos la harina (para este paso si que he parado la máquina, ja, ja, ja... para que no me envolviera una nube de polvo) y batimos a velocidad 2 unos 4 o 5 minutos.
Dividimos la masa en 3 partes y a una de ellas le añadimos  el chocolate y a mano amasamos hasta que esté completamente integrado. 
Ahora si,  estiramos la masa con la ayuda de un rodillo, hasta formar una lámina de medio centímetro de espesor aproximadamente, entre dos hojas de papel film transparente y dejamos reposar   la masa en la nevera una hora.
Cortamos las galletas con moldes y las colocamos con cuidado en una bandeja de horno con papel de horno.
Las horneamos 10-15 minutos, hasta que se vean doradas por los bordes pero todavía un poco blancas, porque así cuando enfrían cogen un punto delicioso.
Cuando las sacamos del horno las dejamos reposar 5 minutos en la bandeja de horno, a continuación , las pasamos a una bandeja fría (con el mismo papel de horno, que nos servirá para cambiarlas de bandeja sin tocarlas) y las dejamos enfriar unos 10 minutos y por último las pasamos a una rejilla para que se acaben de enfriar.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Quiche de calabaza y espinacas


Que me gustan las quiches en todas sus variantes es algo que ya sabéis todos, esta quiche la he hecho para la Festa de Tardor o Fiesta de Otoño o Fall Party, que os enseñaré dentro de unos días, espero.
 La celebré hace ya bastantes días en el parque que tenemos al lado de casa (aún no habían cambiado la hora) y  era el único plato salado y prometí a los asistentes que sería la primera receta que publicaría, pero se me ha complicado todo con cosas familiares, así que, aunque un poco tarde aquí os dejo la receta.

Ingredientes:
1 lámina de masa quebrada
3 huevos
200 ml. de nata líquida para cocinar
200 grs. de calabaza pelada y cortadita
100 grs. de espinacas cortadas (las mías son congeladas)
1 cebolla
50 grs. de queso rallado
Sal y pimienta
Piñones para decorar

Preparación:
Ponemos a precalentar el horno a 200ºC.
Partimos la cebolla y la rehogamos en una sartén hasta que esté blandita, añadimos las espinacas congeladas (yo las compro en priedras ya trozeadas) y por último la calabaza, dejamos cocer unos 10 minutos a fuego bajo sin que se llegue a cocer del todo la calabaza.
Mientras estiramos la masa quebrada y la ponemos en un molde para quiche, la pinchamos con un tenedor y la horneamos durante unos 10-15 minutos.
Ahora preparamos el resto del relleno, en el vaso de la batidora ponemos los huevos con la nata, el queso, salpimentamos y trituramos.
Cuando la masa quebrada esté cocido lo sacamos del horno y ponemos la mezcla de verduras sobre la masa y a continuación la mezcla con los huevos. Le ponemos unos piñones por encima
Y llevamos al horno a 200ºC durante 30 minutos, pinchamos con un palillo para ver si está totalmente cocido.
La podemos tomar tibia o fría, ya sabéis que sea como sea me encantan.
Aquí os dejo una foto de la quiche en la fiesta.




martes, 14 de octubre de 2014

Helado de coco



Uhmm, helado de coco, por suerte este mes de octubre tampoco está haciendo mucho frío así que aprovecho para darle caña al vaso heladera de la Kitchen Aid.

Esta vez la receta del helado la he tomado de blog Sugg-r and som Salt (no os asustéis por el nombre que el blog es en castellano) que a su vez si había inspirado en el helado de vainilla rápido que ya saqué de Tía Alia

Ingredientes:
250 ml.  de nata para montar (35,1% de materia grasa)
250 grs. de leche condensada
200 ml. leche de coco no azucarada

Preparación:
mezclamos bien la leche de coco, para que no tenga grumos, si es necesario la templaremos un poquito en el microondas. una vez bien batida la mezclamos con la leche condensada y reservamos hasta que esté a temperatura ambiente. montamos la nata, que ha de estar muy fría, con unas varillas y la mezclamos poco a poco con la mezcla anterior. es importante mezclar con cuidado, con una espátula, con movimientos envolventes, para que la nata se nos baje lo menos posible.
Pasamos la preparación al vaso congelador y la ponemos a mantecar durante 30 minutos a velocidad baja.

Por último la llevamos a un recipiente apto para el congelador y la dejamos unas dos horas y ya tenemos listo nuestro helado.

viernes, 10 de octubre de 2014

Helado de chocolate (otro más)


¿Otra receta de helado de chocolate Eva? Pues si, porque los helados son como los colores, que a cada uno le gusta de una manera y aunque ya he hecho helado de chocolate con trozitos, helado de chocolate y helado cremoso de chocolate, pues voy probando recetas a ver cual nos gusta más, y aunque lo cierto es que todas están ricas, definitivamente las que llevan huevo quedan más cremosas, aunque su preparación sea un poco más elaborada, vale la pena.
Otro motivo de hacer otra vez helado de chocolate es que como sabéis estoy probando mi Kitchen Aid con los helados.
Y por último, porque a mi Carlota el helado que más le gusta es el de chocolate y aunque los ha probado y aprobado todos, de este de chocolate se ha comido dos bols.
Espero que os guste la receta la he sacado de guiainfantil, aunque he hecho alguna variación, le he añadido más azúcar, por equivocación, porque la puse en la mezcla de la leche y el chocolate y cuando fui a montar las yemas no tenía azúcar :-(

Ingredientes:
250 ml. de leche
250 ml. de nata
25 grs. de cacao en polvo (yo he utilizado Valor)
100 grs. de chocolate fondant
150 grs. de azúcar
2 yemas de huevo
Sal

Preparación:
1. Batir las yemas con la mitad el azúcar hasta que éste se disuelva. reservar en un bol.
2. En un cazo a fuego bajo, poner la leche con la nata, el cacao en polvo y el resto del azúcar. Remover para que se integre y se disuelva el cacao.
3. Rallar o trocear el chocolate fondant, incorporar a la mezcla anterior y batir hasta que se deshaga el chocolate. Añadir una pizca de sal para realzar el sabor.
4. Incorporar la mezcla de yemas que teníamos reservada, batir bien la mezcla, dejar unos minutos sin parar de remover para que no hierva y se corte. Retirar del fuego y dejar que temple a temperatura ambiente.
5. Si tenemos heladera, enfriar la mezcla como mínimo unas dos horas en la nevera (yo la he dejado de un día para otro) y ponerla en la heladora unos 30 minutos.
Si no, poner en un recipiente plano y metálico, llevar al congelador y remover cada media hora durante tres horas para romper los cristales de hielo que se van formando.